martes, 23 de octubre de 2012

Actividad Solar

Antes de empezar la actividad tenemos que tener en cuenta que:

1.  NUNCA debes mirar al Sol directamente ni reflejado sobre la superficie de cualquier material. Hay peligro de perder la vista.

2.  No debes utilizar filtros no apropiados o de baja calidad. Especialmente son dañinos:

a)       Cristales ahumados. No absorben las radiaciones
b)       Radiografías. Tampoco absorben las radiaciones.
c)       Disquetes, CDs, envoltorios aluminizados.  No absorben las radiaciones.
d)       Filtros en el ocular de un telescopio (pueden explotar por el calor concentrado). 

Ten cuidado porque muchos fabricantes de telescopios los venden.

Observar el Sol por proyección de forma indirecta.

1. Un visor para el sol o un proyector 


Un visor para el sol o un proyector se puede hacer fácilmente y  es la manera más fácil y segura de ver el sol a casi ningún costo, sólo por el precio del papel. 

  • Busca un pedazo de papel cartón. Corta un cuadro de 5 cm en el centro.
  • Cubre el agujero cuadrado con una pieza de hoja de aluminio. Haz un pequeño agujero en el centro de esta cubierta de aluminio (puedes usar la punta afilada de un lápiz).
  • Encuentra una buena ubicación para ver el sol. Debes buscar una superficie plana y clara, lo mejor es el cemento. Si no puedes encontrar un lugar como éste, puedes comprar otro pedazo de papel cartón y ponerlo en el suelo o puedes sostenerlo.
  • Párate dándole la espalda al sol y levanta el pedazo de cartón a unos pies del suelo. Asegúrate de que esté arriba de tu hombro o a un lado, pero que tu cabeza no cubra el agujero. Debe sostenerse en dirección al sol.
  • Verás un círculo perfecto en el suelo o en la otra pieza de cartón.


2. También podemos hacerlo de la siguiente forma:

Esta es, sin duda, la forma más segura de observar el Sol. Se hace un agujero con un alfiler en una hoja y se coloca otra debajo. El Sol y las hojas tienen que estar situados en la misma línea, tal y como se muestra en la figura.



Con instrumentos: 

Si se usan prismáticos o telescopios para proyectar el Sol, debemos vigilar constantemente nuestro instrumento para asegurarnos de que nadie observe por el ocular, ya que podría quedarse ciego. Además, se recomienda:

  • Dirigir el haz de salida hacia una cartulina o pared blanca situada en la sombra.
  • No permitir la entrada de luz durante más de un minuto seguido para evitar que se estropee el ocular.



Clasificación de las manchas solares y la actividad solar.

El número de Wolf

Hasta mediados del siglo XIX no existía un método estándar que permitiese cuantificar la actividad solar. En aquellos años (1843 y 1851) se produjo el doble anuncio de Schwabe poniendo de manifiesto el ciclo solar y, en 1848, Wolf introdujo el número que lleva su nombre. Con él no sólo pudo confirmar la existencia del ciclo sino que consiguió reconstruir ciclo anteriores. 

Aunque Wolf pensaba que el área de las manchas era un mejor indicador de la actividad, al final optó por un simple recuento, mucho más fácil de calcular durante una observación del Sol.

Por lo tanto nuestra medida de la actividad solar será un recuento de las manchas solares. Podemos ampliar y mejorar nuestros datos si las clasificamos.

A pesar de que el método tiene ciertos problemas, su sencillez ha permitido mantenerlo hasta la actualidad y, de hecho, probablemente no existe en Astronomía una serie de datos que abarque tanto tiempo con la homogeneidad del número de Wolf.

El cálculo del número de Wolf se realiza mediante la siguiente fórmula:

R = k ( 10 g + f )

donde es el número de Wolf (también llamado "número relativo de manchas solares"), es un factor de reducción, el número de grupos y el número de manchas o focos.
sólo se utiliza a efectos estadísticos, para promediar los datos de varios observadores. Un observador, actuando individualmente, puede considerar k =1.
es el factor que introduce una mayor imprecisión a la hora de determinar el número de Wolf. 

La razón es la ambigüedad que existe en el concepto de "grupo", principalmente cuando los grupos son muy pequeños o cuando hay varios en la misma región activa. Un buen conocimiento de la naturaleza y el comportamiento de las manchas es de gran ayuda. Es frecuente que dos o más grupos aparezcan próximos entre sí y, a veces, la única forma de distinguirlos es observar su evolución. Por eso también es recomendable mantener una continuidad en las observaciones.

El número de manchas, , incluye tanto los poros (manchas sin penumbra) como umbras. No existe un criterio estándar pero, en general, los poros de pequeño tamaño no son incluidos en el recuento. Cuando hay varios núcleos dentro de una misma penumbra, cada uno es contabilizado como una mancha. Una mancha aislada es considerada un grupo.

Ejemplos:

- Una mancha:                              R = 10*1+1 = 11
- Un grupo con 8 manchas:         R = 10*1+8 = 18
- Un grupo con 3 manchas, un grupo con 19 manchas y una mancha con 2 umbras:   R = 10*3+24 = 54


Grupos de manchas.

Clasificación de Zurich o Waldmeier

A.- Un simple poro o grupo de poros sin configuración bipolar.
B.- Grupo de poros con una configuración bipolar.
C.- Grupo bipolar en el que una de las manchas posee penumbra.
D.- Grupo bipolar cuyas dos manchas principales poseen penumbra.  Al menos una de ellas tiene una estructura simple.  Generalmente, la longitud del grupo es < 10º
E.- Gran grupo bipolar cuyas dos manchas principales poseen penumbra y, generalmente, una estructura compleja.  Numerosas manchas más pequeñas se sitúan entre ellas.  Longitud >10º.
F.- Grupo muy complejo o bipolar de gran tamaño.  Longitud >15º.
G.- Gran grupo bipolar sin pequeñas manchas entre las principales. Longitud >10º.
H.- Mancha unipolar con penumbra.  Diámetro >2,5º
I.- Mancha unipolar con penumbra.  Diámetro < 2´5º

Esta clasificación utiliza dos criterios: el aspecto y el tamaño del grupo, y permite describir tanto su morfología como su grado evolutivo.  No obstante, debido a varios factores, la clasificación solo puede ser aproximada.  Por una parte, en las definiciones hay ciertas ambigüedades y, además, necesitaríamos medir distancias con bastante precisión.  Asimismo, existe una ambigüedad fundamental que afecta a todas nuestras observaciones del Sol y que se refiere a la noción de “grupo de manchas", especialmente cuando una misma región presenta varios grupos próximos.  Tampoco hay que olvidar que estamos intentando incluir en 9 clases diferentes una variedad casi infinita de grupos, y eso significa que cuanto más rigurosos y precisos queramos ser, tantas más excepciones nos vamos a encontrar.

Esquema de la clasificación






No hay comentarios:

Publicar un comentario